Copyright © Asociacion de Medicos Veterinarios de EEUU

¿Qué es la enfermedad del gusano del corazón?

La enfermedad del parásito (gusano) del corazón (también denominada dirofilariasis) es una enfermedad que se puede prevenir, sin embargo, es grave y potencialmente fatal que afecta a los perros y a los gatos. En los perros el corazón y los pulmones son los principales órganos afectados por este parásito. El parásito adulto (Dirofilaria immitis) que puede llegar a medir hasta 14 pulgadas de longitud, se aloja en el corazón derecho y en las arterias pulmonares, las cuales son los grandes vasos sanguineos que conectan el corazón con los pulmones. El bloqueo y el daño causado por el parásito del corazón puede llegar a causar falla cardiaca y dañar otros órganos como el hígado y los riñones.

El perro puede albergar cientos de parásito adultos, sin embargo comúnmente el número que se encuentra es menor. En comparación a los perros, los gatos usualmente albergan los parásitos del corazón en menores cantidades y son mas pequeños en tamaño, a menudo los gatos no presentan signos clínicos hasta que la enfermedad se encuentra en estado avanzado. Ocasionalmente este parásito afecta a diferentes animales como zorros, lobos y hurones. Bajo algunas circunstancias se ha reportado en humanos como pequeños nódulos pulmonares. Estos casos humanos son considerados biológicamente de poca frecuencia y no parecen estar asociados con padecimientos clínicos.

¿Cómo se transmite la enfermedad del gusano del corazón?

La infestación del gusano del corazón es transmitida por mosquitos. Las hembras de los parásitos adultos liberan las formas inmaduras (microfilarias) en la corriente sanguínea de los animales infestados. Cuando un mosquito pica a un perro afectado, chupa la sangre que puede tener la presencia de estas formas microscópicas del parásito denominadas "microfilarias". Estas microfilarias se incuban en el mosquito aproximadamente por diez a catorce días, y durante ese período llegan a ser larvas infestantes. Entonces, cuando el mosquito pica otro perro, las larvas infestantes son pasadas a este a través de la herida. La larva infestante migra por los tejidos del cuerpo del animal durante dos o tres meses, entonces pasa al corazón y a las arterias pulmonares en donde alcanza el tamaño adulto en aproximadamente otros tres meses. Si ambos sexos están presentes, los gusanos adultos se aparean y producen nuevas microfilarias y el ciclo empieza otra vez. Los parásitos adultos pueden sobrevivir por cinco a siete años en el perro. El mosquito es el vector natural en la transmisión del gusano del corazón. La microfilaria no puede madurar a parásito adulto sin pasar a través del mosquito.

La microfilaremia raramente se presenta en los gatos. Cuando está presente, la microfilaria tiene una vida efímera. Algunos gatos por si mismos se deshacen espontáneamente de la infestación del gusano del corazón, mientras que la larva infectiva en otros gatos puede madurar en parásitos adultos y causar una enfermedad grave.

Geográficamente, la enfermedad del gusano del corazón es considerada como una amenaza potencial en los 48 Estados de la Unión Americana, como también en Hawai, Puerto Rico, América Central, América del Sur, Canadá, Europa, Japón, Australia, las Islas Vírgenes y Guam. Todos los perros, sin tener en cuenta la edad, el sexo o tipo de vida, son susceptibles al la infestación del parásito del corazón. Los gatos que viven en el hogar o al aire libre tienen el riesgo de adquirir la enfermedad. La distribución geográfica en los Estados Unidos de la enfermedad del parásito del corazón en los gatos parece estar correlacionada con la de los perros pero en menor prevalencia. Si usted planea viajar con su mascota a diferentes regiones del país asegurese de consultar con su Médico Veterinario acerca del riesgo relativo de la enfermedad del gusano del corazón.

¿Como puedo saber si mi perro o gato tiene la enfermedad del parásito del corazón?

Las mascotas que han sido infestadas recientemente o que presentan una baja carga parasitaria pueden o no presentar los signos de la enfermedad. En estados avanzados cuando el curso de la enfermedad progresa, los signos de la enfermedad del gusano del corazón en el perro incluyen tos frecuente, somnolencia, pérdida de apetito y respiración forzada. Al principio, el dueño posiblemente notará que el perro muestra un rápido cansancio después de hacer ejercicio moderado. Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) puede ocurrir en la fase avanzada de la enfermedad del parásito del corazón. Otra presentación grave, pero poco frecuente, es "el síndrome de la vena cava" (una forma de falla hepática) la cual se observa a menudo en los gatos. Animales que padecen de este síndrome rápidamente se debilitan y su orina se vuelve café oscura. El síndrome de la vena cava requiere urgentemente cirugía para remover los parásitos del corazón.

La presencia del parásito del corazón puede ser detectada en estados iniciales cuando su Médico Veterinario examina la sangre del perro identificando la presencia de microfilaria circulante (forma larvaria microscópica) o al realizar métodos de laboratorio para determinar la presencia de antígenos (proteína producida por los parásitos adultos). Radiografías y electro – ecocardiografía del tórax también son útiles para llegar a un diagnóstico y pueden dar alguna indicación del avance y grado del daño causado por la infestación.

La enfermedad del gusano del corazón en el gato es una enfermedad atípica. Los signos clínicos en gatos son similares a los de los perros, sin embargo, la mayoría de los gatos no muestran los signos de la enfermedad y el diagnostico puede llevarse a cabo solamente durante la necropsia (después de la muerte). Mientras que la evaluación del diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón en el gato es tan similar como la que se realiza en los perros, sin embargo el diagnostico es mucho mas difícil debido a que los gatos están parasitados con muy pocos gusanos adultos.

¿Pueden tratarse los perros infestados?

La mayoría de los perros pueden ser tratados con mucho éxito si la enfermedad del parásito del corazón es detectada en la fase inicial de la enfermedad. El Médico Veterinario conducirá pruebas de sangre para confirmar la presencia del parásito del corazón, también puede realizar otras pruebas diagnósticas (por ejemplo., pruebas adicionales de la sangre, radiografías, electro/ecocardiografía) para ayudar a determinar si su mascota puede ser sometida a tratamiento.

A los parásitos adultos se les elimina con medicamentos denominados adultícidas los cuales son administrados cuidadosamente en una serie de inyecciones. Después de unos días al post-tratamiento, los parásitos adultos mueren y son arrastrados por la corriente sanguínea hacia los pulmones donde se alojan en los pequeños vasos sanguíneos. Ahí se descomponen y son absorbidos por el organismo durante un período de varios meses. Después del tratamiento con un adultícida, se debe establecer un período de descanso completo para su mascota por lo menos uno a dos meses para prevenir daño a los pulmones debido a la presencia de parásitos muertos y en descomposición. Se debe evitar la excitación y ejercicio del perro, seguido por un regreso gradual a la actividad normal. Después que los parásitos adultos sean eliminados, se debe administrar un medicamento diferente denominado medicamento preventivo para eliminar la microfilaria del torrente sanguíneo.

Siempre hay un riesgo relacionado con el tratamiento del perro afectado por el parásito del corazón. Sin embargo, no son comunes las reacciones graves consecuentes al tratamiento en los perros afectados y por el contrario se observa una notable mejoría en perros que de otra forma se consideran en buena salud. Actualmente en los Estados Unidos no existen medicamentos aprobados para el tratamiento de los gatos afectados con parásito del corazón. Los gatos muestran una mayor resistencia que los perros a los gusanos del corazón y espontáneamente por si mismos se deshacen de la infestación. En casos graves cuando los pulmones y los grandes vasos sanguíneos han sido afectados, el tratamiento de soporte debe ser administrado y, en casos de emergencia también la cirugía puede llevarse a cabo.

¿Se puede prevenir la enfermedad del gusano del corazón?

La enfermedad del gusano del corazón es casi 100% prevenible con la administración de medicamentos orales (diariamente o mensualmente), medicamentos tópicos (mensualmente), o medicamento inyectable (cada seis meses).

Antes de iniciar un programa de prevención, su Médico Veterinario realizará una prueba de sangre para determinar la presencia de los parásitos del corazón. Su Médico Veterinario le recetará el programa de prevención apropiado y le aconsejará el mejor intervalo de administración y la duración del programa preventivo. Su Médico Veterinario esta familiarizado con los detalles de la incidencia de la enfermedad del gusano del corazón en su zona y puede hacerle recomendaciones de acuerdo a la especie animal, también el considerará si las mascotas viven en el hogar o al aire libre, las actividades diarias de su mascota y la localización geográfica.

El cumplimiento de los programas preventivos para perros y gatos ayudará a asegurar que el parásito del corazón sea destruido antes de que pueda infestar a su mascota. Pruebas rutinarias para determinar la presencia del parásito del corazón ayudarán a su mascota a mantener un buen estado de salud.
La AVMA agradece la colaboración
de la Sociedad Americana para el Estudio del Parásito del Corazón
www.heartwormsociety.org